Seguro que te preocupan alguno de estos dos músculos de nuestra anatomía. En los últimos tiempos se han convertido en nuestro sello de identidad. Los hombres queremos unos fantásticos pectorales y las mujeres un impresionante glúteo. Ambos son grandes músculos y junto con los pequeños bíceps masculino y el tríceps femenino conforman los grupos musculares estrella preferidos por género.

Suele ser común  sobreentrenar estos músculos porque se quiere tener una forma que se adapte a los prototipos de belleza. Esto en si no es malo, cualquier incentivo que nos ayude a tener un habito deportivo regular y saludable no debe tomarse como un problema. Lo que si llega a ser un problema es no entrenar el resto de grupos musculares de la misma manera. Para tener una buena constitución es necesario entrenar la misma intensidad un musculo principal y su antagónico y tener en cuenta el volumen y resistencia de cada musculo. De esta manera debemos entrenar con la misma frecuencia e intensidad los bíceps y tríceps ya que son músculos agónico y antagónicos del mismo tamaño. Una sobrecarga o sobre entrenamiento de pequeños músculos nos llevará a realizar movimientos erróneos (por ejemplo de arqueos de espalda) y a una posible lesión y del mismo modo un sobre entrenamiento de un musculo frente a otro nos llevará a deformaciones o a la merma en el rendimiento físico. Nunca debemos llevar el esfuerzo por encima de los limites de nuestra resistencia física.

Si notamos una merma en el rendimiento y/o un incremento de la frecuencia cardiaca después de un descanso deberemos bajar la intensidad de entrenamiento y aumentar el periodo de descanso hasta que volvamos a tener un rendimiento optimo.

Hay otros síntomas con los que no te queremos preocupar que son indicativos de un sobreentrenamiento tales como fatiga crónica o perdida excesiva de peso, pero,  En cualquier caso quedémonos con que debemos tener hábitos saludables de entrenamiento y que para llegar a un entrenamiento de alta intensidad hay que hacerlo por el buen camino:

  • Dormir 8 horas diarias para que el cuerpo se recupere de los esfuerzos realizados.
  • Realizar cambios en la rutina de ejercicio, alternando ejercicio aeróbico con ejercicios de musculación para acostumbrar a tu cuerpo y evitar el agotamiento.
  • Debes aumentar la intensidad de tu rutina de forma paulatina y controlada.
  • Alimentarse correctamente, con una dieta rica en vitaminas y minerales, ingiriendo proteínas antes de hacer ejercicio y estar bien hidratado, es clave.

Vamos a llevar nuestro cuerpo a un estado óptimo pero sin maltratarlo. Realizar ejercicio de manera saludable y controlada es la clave del Fitness y el reto de  Xfitness.